reconoce sus orígenes

El ejemplo (a seguir) Colombia

Publicado: 2016-09-06

Vueltos a la realidad con la rapidez de un sopapo, la campaña de la delegación nacional en las Olimpiadas de Río 2016 nos ha dejado un sabor mucho más agrio que pasadas ediciones pues hemos también confirmado la evidente evolución de los países vecinos. Principalmente Colombia, que hizo el papel más importante de toda su historia al acumular ocho medallas (21 si sumamos desde Sidney 2000) que son, y esto es lo que más nos debe importar, obvia consecuencia de un bien estructurado programa de desarrollo de largo plazo el cual deberíamos imitar.  

Y una de las decisiones que el gobierno cafetero tomó, por ejemplo, fue establecer sueldos para sus deportistas calificados considerando sus jerarquías: clase Altius (1450 dólares), Elite (965 dólares) y Avanzado (723 dólares). De la misma forma, el 10 por ciento de consumo nacional de telefonía móvil está destinado a financiamientos atléticos y culturales lo que les ha permitido mejorar notablemente su infraestructura y contratar técnicos extranjeros (principalmente cubanos) destacados.

En esa línea, una luz al fondo del túnel para los peruanos sería que se reglamenten dos leyes promovidas en el régimen anterior: la del Mecenazgo Deportivo y la del Deportista de Alto nivel. La primera, ya promulgada, permitirá que las empresas privadas patrocinen directamente a deportistas notables a cambio de beneficios tributarios y la segunda, todavía sin aprobación, dotaría de un sueldo equilibrado a atletas calificados en tanto generen buenos resultados. Así, por lo pronto, evitaríamos que nuestros representantes mendiguen apoyos y se concentren exclusivamente en entrenar para mejorar.

Hasta la próxima.

o.rivasplata pucp.edu.pe


Escrito por

orivasplata

Trujillano. Comunicador social y escritor. Viajero, soñador de libertades, becario de la Fundación Nuevo Periodismo de García Márquez.


Publicado en

Letras en desorden

Otro sitio más de Lamula.pe