habla en su lengua

Faltó jerarquía, Mannucci

Publicado: 2016-12-05

Quien no conoce las tristezas deportivas no conoce nada de las tristezas, escribía, con exactitud de cirujano, Ribeyro en ¡Atiguibas! El relato desmenuzaba las ansiedades del novelista por descubrir quien diablos era aquel que, escondido en tribuna alta del viejo estadio Nacional cada domingo, descargaba sus rabias con un lamento repetido y amplificado.  

Y los mannucistas, leídos o no leídos pero sí leales y apasionados, en estas horas posteriores entenderían bien al célebre limeño. Y, probablemente también, frases como aquella (Atiguibas es una abreviación de ‘’hasta las huevas’’) les haya arrancado de su parte más visceral luego del frustrante partido ante Cienciano, el pasado domingo. Porque como ese zambo de nariz torcida -así describía el narrador al hincha de marras-, vieron lo que no quisieron o, mejor dicho, no esperaron de su equipo cuando se jugaba el cotejo más importante de los últimos 22 años y sólo le servía ganar. Sin embargo, el cuadro de Cardama fue demasiado conservador, tuvo muy poco volumen ofensivo y perdió sin oponer mucho ante un rival que, esto ya es sabido, usa el pelotazo como su mayor recurso en un clima donde el balón tiende a perder peso y se debe dosificar energías.

Ya después, el análisis general de la campaña podrá ser positivo pero deja la deuda de no mostrar jerarquía en el momento más trascendental. Y quedará, caso Ribeyro, esperar la siguiente oportunidad – el 2017- para, planificando y corrigiendo, descubrir el tesoro.

Hasta la próxima.

o.rivasplata@pucp.edu.pe


Escrito por

orivasplata

Trujillano. Comunicador social y escritor. Viajero, soñador de libertades, becario de la Fundación Nuevo Periodismo de García Márquez.


Publicado en

Letras en desorden

Otro sitio más de Lamula.pe